2

Casablanca o El Amor Imposible…Siempre nos quedará París…

resizer.php Casablanca, 1942, Michael Curtiz

El amor es el tema central de una de las mejores películas de la historia del cine.

El amor, el motor del universo, inspirador de las grandes obras de la humanidad, protagonista en las grandes tragedias… el amor que puede con todo.

Pero el amor, el amor verdadero, ¿No puede ser simplemente egoísmo disfrazado de altruismo y generosidad, a fin de satisfacer nuestras necesidades? Porque el amor, no es incondicional sino que siempre exige una respuesta. El amante exige ser correspondido por el ser amado, ama para que le amen, para dar respuesta a sus necesidades afectivas. Por lo tanto, las necesidades del amante priman sobre las del ser amado.

La cuestión es la siguiente: ¿Qué hacer ante una situación límite? ¿Cómo actuar cuándo lo que está en juego es nuestra propia felicidad en beneficio de la de la persona amada? ¿Elegiríamos nuestra propia felicidad aún a costa de perjudicar a la persona amada, o, por el contrario, sacrificaríamos la propia felicidad a fin de conseguir la felicidad del ser amado?

Casablanca plantea esta disyuntiva y la elección es heroica. El amante se sacrifica a favor del ser amado, renunciando a su propia felicidad por amor…

Este amor ideal, incondicional y auténtico a la vez que imposible, que se nos presenta en el film, es, entre otras cosas, lo que ha hecho de esta película, una de las películas más aclamadas de todos los tiempos.

Pirrakas 328-416-large.jpg

Sigue leyendo

Anuncios