0

Nietzsche y el primer antisistema | el pensar de Nietzsche como ejercicio cínico (Ex Nihilo-Distribuidora)

 

n095p07f

«A Nietzsche, Diógenes y el cinismo le seducen. Diógenes se transforma en un telón de fondo del pensamiento de Nietzsche. Un telón de fondo que no remite a ideas o conceptos sino a cierto talante, actitud, ethos, principalmente a la filosofía como experimento de sí mismo. En Nietzsche, lo que hemos denominado “retórica del cuerpo” se expondría en aquello que este texto intentará desarrollar: un cuerpo enfermo que es capaz de subvertir y transvalorar (es su intento), la decadente modernidad o la polis moderna, la moneda en curso. Todo el presente texto tiene, insistimos, el guiño respecto a dicha retórica. Es por ello que este texto más que un estudio de Diógenes y Nietzsche, es el descubrimiento del pensar de Nietzsche como ejercicio cínico, perruno, irónico, precisamente en aquello que indicábamos: la invención retórica de sí mismo, el estilo, y el cuerpo como asunto del pensar. La crítica que Nietzsche realiza a la moral y que ilumina toda su escritura. La moral sería veneno contra la vida, precisamente en la medida que se presenta como remedio, como curación de la enfermedad de vivir. En este caso es Nietzsche quien presenta el problema desde una transvaloración: es la moral la que ha transvalorado, invertido, se ha vuelto contranaturaleza, por odio a la vida, ha puesto la sanidad y la salud en otra parte y lugar, en un topos sin topos, esto es la enfermedad del idealismo y la moral. Para Nietzsche, por el contrario, la enfermedad no es un castigo, una deuda impagable, sino, precisamente, como aquel motor necesario para vivir. Así, no hay remedio, no hay curación, sino permanente lucha, permanente superación, convirtiendo a la filosofía en experimento, donde la escritura pone de manifiesto dicho experimento que intenta superar aquello que somos, aquello enfermo en nosotros».

NIETZSCHE Y EL PRIMER ANTISISTEMA EL PENSAR DE NIETZSCHE COMO EJERCICIO CÍNICO VÍCTOR BERRÍOS Universidad Metropolitana

http://contramadriz.espivblogs.net/files/2016/03/nietzscheyelprimerantisistema.pdf

 

0

La Hermandad Ed. “Hacia La Nada Creadora” de Renzo Novatore

hacia-la-nada-creadora-de-renzo-novatore

Niego el derecho a juzgarme a todos aquellos que no entiendan la voz de mi anhelo, el aullido de mis necesidades, lo velos de mi espíritu, el dolor de mi mente, la emoción de mis ideas y la angustia de mi pensamiento. Pero solo yo entiendo todo esto. ¿Quieres juzgarme? ¡Bueno entonces!. Pero nunca podrás juzgar mi verdadero ser. En su lugar, vas a juzgar el “yo” que tu mismo has inventado. Cuando creas que me tienes entre tus manos para aplastarme, yo estaré en lo alto, riendo en la distancia.

“Hacia la Nada Creadora”, de Renzo Novatore (La Hermandad Ediciones)

 A casi setenta años desde que se publicase por primera vez, Hacia la Nada Creadora parece que sigue manteniendo intacta su fuerza subversiva. Esta característica de “actualidad inmutable”, prescindiendo de los “cambios sociales” acaecidos y más allá de la forma literaria, es común a gran parte de los escritos de anarcoindividualistas, es decir, de aquellos que no fundamentaban su propia vida en un programa social y económico que realizar – sobre cuya validez sólo la Historia podía expresarse – sino en el individuo, en el ser humano concreto de carne y hueso (lo que muy probablemente explica también el renovado interés en la obra de Stirner).

Sigue leyendo

0

El Cine Y La Filosofía. Magic In The Moonlight

MV5BMTQ3NDY5NjIwN15BMl5BanBnXkFtZTgwNjQ2ODkxMjE@._V1_SX640_SY720_

Magic In The Moonlight. Woody Allen, 2014

 

Emma Stone

Colin Firth

Marcia Gay Harden

Jacki Weaver

Hamish Linklater

“Magic In The Moonlight” es una divertida comedia romántica dirigida por Woody Allen, cuya idea fundamental es la oposición entre nihilismo y metafísica.

Stanley (Colin Firth) será el encargado de dar vida a un mago racional, escéptico y nihilista que finalmente es seducido por Sofía, (Enma Stone), una farsante, que encarnaría la parte metafísica.

Dios, Nietzsche y Freud…

Stanley hace suyas las ideas de dos (el tercero sería Marx) de los Grandes Maestros de la Sospecha, Nietzsche y Freud, al afirmar que Dios y el amor, igual que la magia, no son más que ilusiones que ayudan al ser humano a ser feliz, algo a lo que agarrarse, para no sucumbir en el insoportable abismo de la nada.

Freud, afirma que tanto individuo como sociedad están enfermos, neuróticos. Esta enfermedad  se manifiesta en la manera de suprimir, negar y reprimir cualquier atisbo de infelicidad, transformándolo en una conducta neurótica, a fin de conseguir la mayor aspiración del ser humano: la felicidad. La cura de esta enfermedad supondría la infelicidad. Serían, por tanto, los impulsos irracionales los que vendrían determinando la racional.

De la misma forma, Nietzsche afirma que la sociedad está enferma, sumida en un profundo nihilismo (Inauténtico), y éste debe ser superado (Nihilismo Auténtico). Es necesario, para ello, el derrumbamiento de los antiguos valores y transformarlos en voluntad de poder, aceptar la muerte de dios y el eterno retorno, y de esta forma nacerá  el Übermenschel o “superhombre”

Esta idea de lo irracional como condición para la felicidad, ya se observa en otros films de Allen, como Annie Hall, donde en la escena final, el protagonista, director y guionista de la película, recuerda el chiste en relación con el amor y las relaciones: un tipo  va al psiquiatra y le dice: “Dr mi hermano está loco, cree que es una gallina. Y el Dr responde: Pues por qué no lo mete en un manicomio? Y el tipo le dice: Lo haría, pero necesito los huevos”

Stanley, que pretendía desenmascarar a la supuesta vidente, Sofía, acaba finalmente fascinado por sus encantos y convencido de que,  más allá de la razón, hay algo que no puede demostrarse científicamente, pero que de hecho existe, y es el amor.

 

Pirrakas 328-416-large.jpg